¿Qué es?

La sudoración de los pies es un trastorno conocido como hiperhidrosis y está muy relacionado con el hecho de cómo “trabajan” las glándulas sudorípadas en esta parte del cuerpo.

La sudoración de los pies puede estar causada por un esfuerzo del pie. Puede ser debido a un problema estructural o por que el pie está bajo tensión o cansado, como por ejemplo cuando hemos permanecido todo el día de pie. El calor puede aumentar el problema. A veces también puede ser de origen hereditario.

En los adolescentes, probablemente la sudoración de los pies puede estar causada por la sobre-acción de las glándulas sudorípadas debido a los cambios hormonales que se producen durante este periodo.
Otra de las causas puede ser como respuesta a las emociones, estrés mental o emocional, si bien en este caso es frecuente observarlo también en las palmas de las manos.

Consejos sudoración pies¿Qué síntomas presenta?

La mayoría de personas ha sufrido alguna vez de un aumento de la transpiración. Este es un problema persistente en aquellas personas en que la transpiración es excesiva y el crecimiento de bacterias en los pies puede provocar un olor desagradable siendo desencadenante de situaciones embarazosas y desagradables.

Tratamiento

Dependiendo de la causa del problema el tratamiento es variado:

  • La higiene del pie tiene que ser adecuada. Se aconseja realizar baños de pies con agua templada o fría y jabón de ph acido.
  • Secar el pie cuidadosamente, evitando dejar restos de humedad entre los dedos.
  • Recurrir al uso de plantillas, cremas, sprays, polvos, etc. para evitar que el pie sobrepase el nivel de humedad.
  • Cambiar los calcetines cada día. Si el problema es muy evidente, dos veces al día y evitar calcetines de material sintético.
  • Utilizar calzado que permita la circulación del aire y que el pie pueda respirar (la piel es buena).
  • Procurar alternar y ventilar los zapatos regularmente, tanto el deportivo como el de uso común, para evitar el exceso de humedad.

Otras patologías