C/ Joaquín Chapaprieta, 19, 1ºA, 03182 Torrevieja. Alicante. España.
Lun-Vie: 16:00 - 20:00

¿Qué es la Diabetes?

Pie DiabéticoEs una enfermedad crónica e irreversible del metabolismo, en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina; es debida a una disminución de la secreción de una hormona llamada insulina o una insuficiencia de la misma. El pie del diabético se enfrenta sobre todo a dos afecciones; la pérdida de sensibilidad y la disminución de la cicatrización.

 

 

¿Porque debería ir al podólogo?

Perdida de sensibilidad o neuropatía

Cerca de un 60 a 70 por ciento de personas con diabetes sufren algún tipo de neuropatía.

Las personas con diabetes pueden desarrollar trastornos nerviosos en cualquier momento, pero el riesgo aumenta con la edad y con una diabetes más prolongada. Las neuropatías diabéticas son más comunes en personas que tienen problemas en controlar; la glucosa en la sangre, presión arterial y en aquellas que tienen sobrepeso.

Disminución de la cicatrización

Cuando el nivel de azuzar en sangre es inestable la fase de cicatrización se ralentiza. Puesto que el cuerpo de un diabético es mucho menos capaz de protegerse a sí mismo.

¿Por qué están tan limitadas las capacidades de reparación en los diabéticos?

Hay 3 razones principales

  1. Los diabéticos son más susceptibles a heridas debido a un sistema inmune debilitado.
  2. Los vasos sanguíneos que suministran sangre y oxígeno a la herida se han dañado por altos niveles de azúcar en la sangre. El cuerpo del diabético no puede enviar los nutrientes necesarios para ayudar a curar las heridas.
  3. Los nervios afectados no son capaces de advertir al cerebro de manera eficiente la presencia de una herida o lesión. Como resultado, la lesión no se detecta y es, por lo tanto, necesario la revisión del pie habitualmente.

Consejos pie diabéticoQué hay que hacer y medidas que puede tomar

  • Respetar los limites de la glucosa.
  • Medir el colesterol
  • Lavar cada día los pies con agua templada y jabón HP neutro
  • Examen completo de los pies
  • Secarse y limpiarse bien entre los dedos para evitar la aparición de hongos entre los dedos
  • Elegir los zapatos con cordones
  • Comprar los zapatos al final del día cuando los pies están más hinchados
  • Un chequeo de la presión arterial
  • Deje de fumar.
  • Examínese los pies todos los días para ver si tienen cortes, ampollas, manchas rojas o inflamación.